/*Tracking V Bout*/

Motivar a nuestros colaboradores en tiempos de crisis

 Los tiempos de dificultad, en que se pone a prueba el espíritu humano, los valores y la convivencia, requieren de un liderazgo capaz, visionario y audaz. Se necesitan directivos que no solo se centren en la adaptación y continuidad del negocio, sino que pongan su mirada en el centro de la organización, que son sus colaboradores, en su estado y necesidades, para abordar con ellos formas de enfrentar la crisis y avanzar en medio de ella.

Con el fin de mantener motivados a nuestros colaboradores, que se encuentran en muchos casos afectados, directa o indirectamente, a aquellos a los que la crisis pudo haberles tocado muy de cerca o dejado sin grandes capacidades para la acción, recomendamos lo siguiente:

 

  1. Vele por el bienestar de todos. Recuerde que cada colaborador ha de ser valorado más allá de su aporte individual al logro de los fines de la empresa. Ha de ser valorado en primer lugar, por la persona que es. En ese sentido, merece experimentar que es atendido tanto en lo físico, como en lo emocional y espiritual, por quien ostenta el mando o dirección.

 

  1. Escuche y preste atención a cada uno. En estos momentos esperan que quien les dirige establezca tiempo específico para saber lo que les ocurre, que les permita expresarse sobre cómo les afecta la crisis y sus efectos y cómo la están enfrentando.

 

  1. Compártales su visión de futuro. Esto es fundamental para hacer frente a la incertidumbre y temores que rodean a los colaboradores. Recuperar o encontrar sentido y esperanza en tiempos de crisis, ayuda a continuar adelante y mantener la calma.

 

  1. Infunda optimismo y seguridad. No solo es lo que comunica el directivo, sino cómo lo hace, en donde se encuentra la diferencia. El tono de sus mensajes, claridad y actitud, servirán para que los colaboradores se sumen a la tarea o la abandonen.

 

  1. Permítales compartir sus dudas. Esto requiere apertura y el reconocimiento de que los colaboradores quieren también lo mejor para la empresa. Que expresen sus inquietudes ayuda en muchas ocasiones a bajar tensiones y a generar identificación con las tareas a realizar.

 

  1. Ayúdeles a formular nuevas ideas. Trabaje con ellos en abordar retos y plantear en sesiones de lluvia de ideas cómo superarlos. No siempre serán buenas, quizás tome algo de tiempo, sin embargo, participar en la búsqueda de soluciones ayuda a sentirse parte de la empresa, a comprometerse y aumenta la unidad de los colaboradores.

 

  1. Reconozca sus aportes. De forma individual y colectiva, por diferentes medios. Que sepan que durante las crisis sus aportes son reconocidos. Esto ayuda a hacer crecer el sentido de pertenencia en los colaboradores y también hace crecer en la empresa los modelos de comportamiento y valores, que se quiere que sean asumidos por todos, en toda ocasión.

Autor: Ernesto Díaz Laguardia | Profesor de Dirección de personas en las organizaciones