/*Tracking V Bout*/

Parte 2. La cadena de suministro en tiempos de disrupciones.

Pandemia de coronavirus

Ahora nos preocupa el efecto que tendrán sobre la cadena de suministro, el deterioro de la economía y las medidas gubernamentales para reducir los efectos del coronavirus sobre la población.   Habrá reducción de la producción como consecuencia de la restricción del número de personas que pueden estar en un mismo sitio. El transporte se afectará debido a clausura de fronteras. Se estima una fuerte caída de la actividad económica que podrá llegar a un 10 % del Producto Mundial Bruto. Esta desaceleración será muy desigual en el mundo. Se prevé que América Latina verá una caída mayor; La República Dominicana cuyo PNB tiene un fuerte componente de turismo y de remesas se verá muy afectada.  

Algunas medidas que sugerimos a empresas dominicanas son:

Rehacer los planes de ventas. Las proyecciones de hace seis meses estaban basadas en premisas que han cambiado. Aquí se debe considerar la mezcla de los productos fabricados o importados.  Si hay menor cantidad de dinero disponible los clientes tienden a comprar productos de menor costo.

Rehacer los planes de producción. La reducción de la demanda, establecida en los planes de venta, aunada a la posible escasez de suministros requiere que planificación y producción elaboren un plan realista de producción.

Renegociar con suplidores. Los nuevos planes de producción reflejarán diferentes niveles de necesidades de suministros, hay que asegurarse que contratos de compra a largo plazo se adecúen a los cambios proyectados y los suplidores tradicionales estarán en condiciones de suplir lo requerido dado que el fenómeno debería haberlos afectado.

Revisar los planes de transporte. Es probable que las frecuencias de los transportistas sufran cambios debidos, entre otros, por la reducción de carga y nuevas regulaciones consecuencia de medidas para evitar epidemias en el futuro.

Rehacer los estados financieros proyectados. Es de esperar que los estados de ganancia y pérdida, así como el flujo de caja presenten variaciones importantes lo que conducirá a tomar medidas de reducción de costo, probablemente dolorosas.

Reducir los gastos no esenciales: Esta medida es muy importante, pero debe hacerse con precaución, pues a veces las empresas reducen gastos que, una vez que se vuelva a la normalidad tendrán consecuencias muy costosas. Muy frecuentes son ahorros excesivos en nómina, en formación y en mantenimiento.

Redefinir los planes de inversión (CAPEX). Con la visión de reducción de recursos disponibles, más una baja de la demanda que se extenderá por muchos meses, sino años, esta es un área importante para el flujo de caja.

Seguramente habrá algunas otras medidas que la empresa debe tomar. Es por lo tanto importante que el consejo directivo de la empresa se reúna lo antes posible para estudiar la situación y tomar las medidas que le permita sobrellevar esta crisis que será temporal.

Autor: Rodolfo Hollander | Profesor asociado y Director de personal