Para conseguir el desarrollo pleno de los conocimientos y que la formación del futuro directivo sea una preparación real al mundo del liderazgo y a los retos que supone el saber dirigir, el método de enseñanza debe ser interactivo y dinámico, y debe realizarse a través de un descubrimiento personal. Un modelo pedagógico que se fundamente en el aprendizaje activo por parte del participante, "aprender haciendo vs. aprender escuchando", es lo que se llama Método del Caso.

La metodología del caso es un método eficaz en el que el participante se adentra en situaciones empresariales concretas para asumir personalmente el protagonismo en las decisiones. Parte de que las mismas encierran siempre riesgo, del cual se debe ser consciente y estar dispuesto a asumir, sin poner en peligro innecesario el presente y el futuro de la empresa.